BAAF – Badalona Asociación Afectadas de Fibromialgia

Asociación dedicada a enfermos de fibromialgia y fatiga crónica

Cómo mejorar tu calidad de vida si sufres de Fibromialgia

Cómo mejorar tu calidad de vida si sufres de Fibromialgia
La Fibromialgia es una enfermedad difícil de aceptar en nuestras vidas, pues implica mucho dolor en todo el cuerpo, fatiga generalizada, trastornos del sueño e incluso pérdida de memoria. ¿Cómo manejarla? ¿Cómo continuar con nuestras vidas? ¿Cómo tratarla si ni siquiera se conocen las causas de su aparición?

No te preocupes, en este artículo te revelaré lo que necesitas saber. Sigue leyendo y sabrás cómo mejorar tu calidad de vida si sufres de fibromialgia.

Fibromialgia: ¿Qué sientes?
La Fibromialgia es un síndrome que se caracteriza por el dolor generalizado en músculos, huesos y articulaciones. Se manifiesta principalmente en las mujeres aunque se ha observado en personas de cualquier edad, sexo y grupo étnico. Es importante aclarar que no es una enfermedad psicológica, pero el estrés y las emociones fuertes pueden agravarla. Diagnosticarla lleva tiempo, pero hay algunos detalles a los cuales debes prestar atención, pues recuerda que mientras más rápido sea reconocido, más rápido puedes comenzar su tratamiento.

Principales Síntomas de la Fibromialgia
Dolor generalizado en músculos y articulaciones durante más de tres meses

Puede ser en ambos lados del cuerpo, por encima y por debajo de la cintura, en la columna, el pecho y la espalda baja. Normalmente el dolor se va diseminando y te sientes como si “un camión te hubiera atropellado”. Puede ser un punzante o quemante también.

Dolor al ser palpado en 11 o más de los 18 Puntos Sensibles o Tender Points

Fibromialgia

Fatiga

La fatiga persistente y marcada reduce el nivel habitual de actividades. Te levantas con mucho cansancio e incluso con rigidez muscular que puede durar varias horas.

Alteraciones de sueño

El sueño no es restaurador, ocurren frecuentes despertares, insomnio o síndrome de piernas inquietas.

Dificultades cognitivas

Suelen sufrirse problemas cognitivos como falta de concentración, confusión, afectación de la memoria a corto plazo, sobrecarga cognitiva y lenta velocidad de respuesta.

Otros síntomas…

También se experimentan calambres, adormecimiento y hormigueo en pies y manos, dolores de cabeza muy fuertes, rigidez en la mandíbula, hipersensibilidad dolorosa, depresión y ansiedad.

Pero…¿Qué causa la aparición de esta enfermedad?
Las causas de la aparición del Síndrome de Fibromialgia son aún desconocidas. Normalmente se habla de factores desencadenantes como embarazos en situaciones de gran estrés, acontecimientos traumáticos (accidentes automovilísticos), lesiones graves y enfermedades del aparato locomotor. Los científicos se inclinan la existencia de perfiles genéticos asociados a esta enfermedad.

Fibromialgia

Sin embargo, estudios recientes del Centro Nacional de Información Biotecnológica (NBIC) de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de los Estados Unidos plantean que la principal causa de los síntomas de esta enfermedad es la afectación de las válvulas que controlan el flujo sanguíneo en venas y arterias. Debido a que se hallan dañados en las personas que sufren de Fibromialgia se perjudica la nutrición de músculos y tejidos, el sistema nervioso simpático y la termo-regulación corporal (control de la temperatura), causando dolor, fatiga e hipersensibilización.

Como quiera que sea, todavía faltan investigaciones científicas que expliquen todas las interrogantes que existen entorno a la Fibromialgia, pero desde ahora tu puedes saber…

Cómo combatir los efectos de la Fibromialgia: Cambios en tu estilo de vida
Haber descubierto una de las posibles causas de la Fibromialgia es un paso de avance hacia su curación definitiva, sin embargo hasta ahora no existen medicamentos que terminen con esta enfermedad ni controlen totalmente sus síntomas. Por eso te propongo cambiar tu estilo de vida siguiendo los 10 pasos que muestro a continuación. Están basados en la comprensión de la enfermedad y sus inconvenientes, el conocimiento de tu propio cuerpo y el hallazgo de vías alternativas para aliviar los síntomas y potenciar tu energía.

1. Buscar información educacional

Busca toda la información que puedas lo antes posible pues tú y tus familiares necesitan conocer a fondo la enfermedad, para poder controlarla y saber cuáles de las actividades que realizas pueden conllevar a un empeoramiento de tu estado.

2. Medidas de control

Estres en la mujer

Aprender algunas medidas de control te ayudará a controlar los síntomas e incluso a evitar su manifestación:

Evita el sobreesfuerzo, el estrés, los viajes en avión, las temperaturas extremas, los ruidos altos y las actividades musculares y mentales prolongadas, pues pueden desencadenar crisis de dolor y fatiga.
Establece horarios de sueño.
Nada de sustancias estimulantes para ti: cafeína, nicotina, alcohol. En lo posible trata de no exponerte a sustancias químicas.
Si estás experimentando un dolor severo o tienes frío trata de mantener tu temperatura corporal, así mantendrás controlada la situación.
3. Crea un ambiente sano

Necesitas un ambiente sano, sereno y alentador, nada de estrés ni miedo, pues tú tienes el control de tu vida y la posibilidad de mejorarla: Simplifica tu entorno, aprende técnicas de relajación y conservación de energía y conversa con tus familiares sobre cómo te sientes, su apoyo te ayudará a comprender tus nuevos límites y también tus nuevas posibilidades.

4. Todo a tu ritmo

Dormir

Nada de prisas para ti, necesitas seguir tu propio ritmo. Conócete a ti misma, cuáles son tus necesidades y fortalezas. Aprender a descansar o dormir cuando lo necesites te ayudará a tener una vida activa y a controlar la fatiga. Encuentra tu ritmo óptimo de actividad/descanso.

5. Un trabajo para ti

Muchas veces la sociedad no comprende lo que es esta enfermedad, pero es importante que entiendas que no estás sola, acércate a los servicios asistenciales y los servicios de salud laboral, los cuales deberán establecer vínculos con el departamento de recursos humanos de tu empresa. Necesitas una actividad laboral que sea compatible con la evolución de la fibromialgia, tienes todo un potencial que explotar en ti, créelo.

6. Favorece tu sueño

Baño relajante

La Fibromialgia provoca trastornos del sueño, pero tú puedes minimizarlos creando un entorno favorable para dormir:

Toma un baño caliente antes de irte a la cama.
Escucha cintas de relajación y haz ejercicios de meditación.
Busca la comodidad, utiliza una almohada contorneada cervical y lumbar si es preciso.
Nada de problemas en el dormitorio.
7. Cómo comes, cómo te sientes

Ya sabes que la forma en que te alimentas influye en tu fisiología. Una dieta sana, plena en vitaminas y agua te hará sentir llena de energía. Evita las comidas especiadas y los aditivos químicos.

8. Ejercicios para ti

ejercicio yoga relaxingmusic

Está comprobado, nada mejor que hacer ejercicios habitualmente para mejorar el dolor y la ansiedad. Comienza suavemente, optando por caminar un poco y tomar las escaleras en vez del elevador. Dirígete a un especialista para que te indique los ejercicios que son buenos para ti e incorpóralos a tu vida. Al principio puede ser difícil pero ya verás cómo se volverán imprecindibles para tu bienestar.

9. Nada de productos mágicos

No existe ningún medicamento que pueda eliminar todos los síntomas de la Fibromialgia, así que ten cuidado con esos productos que se venden como la cura de todos tus males sin tan siquiera haber sido sometidos a una evaluación científica.

10. Tratamientos alternativos

Varios de los llamados “tratamientos alternativos” han mostrado ser eficaces contra los síntomas de la Fibromialgia. Opta por:

Terapias corporales como el Tai Chi y el yoga.
Terapia cognitivo-conductual donde logras adquirir habilidades para atenuar los síntomas.
Acupuntura y la auticuloterapia con semillas de artemisa para controlar el dolor.
Balneroterapia, hidroterapia y terapia de masajes para mejorar aliviar el dolor y el cansancio.
El calor es muy bueno contra el dolor: Se recomiendan los baños y duchas calientes y la aplicación de calor local mediante lámparas de calor, almohadas o mantas eléctricas y compresas calientes.
Unas palabras finales
Espero que este artículo te haya sido provechoso y recuerda siempre que con los conocimientos adecuados y mucha fuerza de voluntad tú puedes vencer la Fibromialgia.

mejorconsalud.com

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: